Salamanca

Cuaresma 2020

Cuaresma es camino hacia la Pascua en un marco de meditación, revisión, austeridad, planteamientos radicales: conversión. Es entrenarse en el “paso” de la condición vieja a la persona nueva, que vive según el Espíritu.

En Cuaresma contemplamos a Jesús en marcha (subida) a Jerusalén, el destino trágico de la persona libre, solidaria, obediente a Dios. Él camina hacia el martirio, repleto de convicción: “La vida no me la quita nadie, la doy yo voluntariamente” (Jn 10,18); es el precio que él paga por vivir apasionadamente el Reino de Dios. Avanza esperanzado, brindando “sabiduría”, que no es solo doctrina, sino también testimonio y acción para mejorar personal y socialmente.

Cuaresma es llamada a reforzar la fe y el compromiso bautismal, revisando si vivimos a la altura de la Pascua y al aire del Espíritu.

Cuaresma es mirarse sin miedo en el espejo de Jesús, confrontar su programa con el propio y preguntarse: ¿Qué me falta? ¿Qué me sobra?

Cuaresma es tiempo de penitencia para la reconciliación. No entendamos la penitencia como una pena o castigo para expiar los pecados, sino como expresión de arrepentimiento y signo de cambio. Por ahí va el sentido del ayuno, de la abstinencia, de la limosna…

Cuaresma es una buena ocasión para experimentar y practicar la misericordia: Dios mueve las entrañas de la sensibilidad.

Cuaresma es siempre “más”: podemos convertirnos más, ayudar más, desprendernos más, comprometernos más, orar más, evangelizarnos más, cultivar más la espiritualidad…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies